27.04.2020 – Biodiversidad

La Estepa Patagónica

La estepa patagónica es la ecorregión que ocupa la mayor parte de la superficie de la Patagonia, con unos 730.000 Km² que abarcan el suroeste de Mendoza, el centro de la provincia de Neuquén, el suroeste de Río Negro y casi todo Chubut y Santa Cruz excepto su parte más occidental. Limita hacia el oeste con los bosques andino-patagónicos, hacia el norte con la región de monte y al este con la costa atlántica.

Una ecorregión o región ecológica es un área biogeográfica de tamaño relativamente grande que se distingue por el carácter único de su ecología, clima, geomorfología, suelos, flora y fauna. Así, son ecorregiones la taiga, la sabana africana, el bosque mediterráneo o la selva amazónica.  

RELIEVE Y CLIMA

Su relieve se caracteriza por las vastas llanuras, montañas de escasa altura, mesetas escalonadas, valles fluviales y cañadones. Los suelos son pedregoso-arenosos, pobres en materia orgánica. El clima es templado-frío, con nevadas en invierno y heladas prácticamente en cualquier época del año.  Las precipitaciones son escasas, oscilando entre los 100 y los 300 mm anuales y se concentran principalmente en los meses más fríos, entre abril y septiembre. En primavera y verano predominan los fuertes vientos del oeste. Todas estas características conforman un clima seco que condiciona la vida de las especies de plantas y animales que habitan este territorio.

FLORA

La vegetación de la estepa está conformada principalmente por dos tipos de plantas: los arbustos de porte bajo, hojas pequeñas y en muchos casos espinas y los pastizales o coironales de los géneros Stipa y Festuca. Se estima que el 45% de la superficie de la estepa está formada por estepas áridas de arbustos, otro 20% por pastizales de coirones, un 30% por la combinación de arbustos y pastizales y el 5% restante por cuerpos de agua (ríos y lagos), mallines y vegas.

Entre los arbustos más comunes se encuentran el neneo (Mulinum spinosum), el calafate (Berberis heterophylla), el molle (Schinus sp.), el quilembai (Chuquiragua avellanedae), la mata de fuego (Anarthrophyllum desideratum), el colapiche (Nassauvia glomerulosa), la mata negra (Junellia tridens) y las jarillas del género Larrea. En cuanto a los pastizales, estos están conformados por coirones, gramíneas perennes de hojas duras y punzantes que forman matas bajas y compactas. Los más comunes son el coirón blanco o dulce (Festuca pallescens), el coirón amargo (Stipa speciosa), el coirón poa (Poa ligularis) y el coirón fueguino (Festuca gracillima). 

Mata de fuego
Mata de fuego

REPTILES Y ANFIBIOS

Los reptiles están bien adaptados a los ambientes áridos de la estepa patagónica, de ahí que esta albergue un alto número de especies endémicas, como varias lagartijas del género Liolaemus, entre ellas la especie más austral del mundo entre los saurópodos, Liolaemus magellanicus. También habitan la estepa los matuastos (Diplolaemus sp.), lagartos de cabeza grande, cuello estrecho, cuerpo robusto y extremidades cortas y los geckos (Hormonata darwini), saurios de hábitos nocturnos y dieta insectívora de la familia de las salamanquesas. La yarará ñata (Bothrops ammodytoides) habita el noroeste de la provincia de Santa Cruz y es la serpiente venenosa más austral del mundo. En cuanto a los anfibios podemos citar la ranita patagónica (Atelognathus patagonicus) y la ranita de los basaltos (Atelognathus praebasalticus).

AVES 

Más de 100 especies de aves habitan la estepa patagónica, esto sin contar las aves de ambientes acuáticos. Probablemente las más representativa y fácil de reconocer sea  el choique o ñandú petiso (Rhea pennata), un ave grande y no voladora que pertenece al grupo de las ratites,  aves provistas de largas y fuertes patas y que perdieron su capacidad de volar, por lo que carecen del esternón en forma de quilla propio de las aves voladoras. Se trata de grupo muy antiguo con origen en el supercontinente Gondwana. A este mismo grupo pertenece el avestruz en África y el emú en Australia.  

Choique
Choique

Otro ave característica de los ambientes áridos son las martinetas o inambúes. En la Patagonia podemos encontrar la martineta común (Eudromia elegans) y la quiula patagónica (Tinamotis engoufi). También son típicas de los mallines, o zonas bajas inundables, las agachonas, que se desplazan en grupos pequeños entre la vegetación baja. La más común es la agachona chica (Thinocorus rumicivorus). El loro barranquero (Cyanoliseus patagonus) habita en las estepas arbustivas donde se alimenta de los frutos que proporcionan los arbustos.

Agachona chica
Agachona chica

Entre las rapaces destaca el águila mora (Geranoaetus melanoleucus), aunque también se puede encontrar fácilmente aguilucho común (Buteo polyosoma), gavilán ceniciento (Circus cinereous), halcón peregrino (Falco peregrinus), halconcito colorado (Falco sparverius)  y lechucita vizcachera (Athene cunicularia).

Águila mora
Águila mora

La estepa alberga también gran cantidad de furnáridos, pájaros fundamentalmente inséctivoros y de coloración modesta. En este grupo están las camineras (Geositta spp.), las bandurritas (Upucertia spp.), los canasteros (Asthenes spp.), el cacholote pardo (Pseudoseisura gutturalis) y el coludito de cola negra (Leptasthenura aegithaloides). Otro grupo de pájaros insectívoros son los tiránidos, que tienen en la estepa varios representantes, como los gauchos (Agriornis spp.), la monjita chocolate (Neoxolmis rufiventris), la monjita castaña (Neoxolmis rubetra), y las dormilonas (Muscisaxicola spp.), estas últimas típicas de las estepas andinas de altura.

Bandurrita común
Bandurrita común

Otro grupo con presencia en la estepa son los emberícidos, que se alimentan fundamentalmente de semillas y granos, para lo cual disponen de un pico cónico y grueso. En este grupo están la diuca común (Diuca diuca), el jilguero austral (Sicalis lebruni), el comesebo andino (Phrygilus gayi) y el yal negro (Phrygilus fruticeti).También son representantes destacados de la estepa la calandria mora o patagónica (Mimus patagonicus), la cachirla común (Anthus correndera) y la loica (Sturnella loyca)

Loica
Loica

MAMÍFEROS

Varias clases de mamíferos habitan la estepa patagónica, en general son de pequeño tamaño, aunque con algunas excepciones. El mayor de ellos y también el más representativo es el guanaco (Lama guanicoe), herbívoro de la familia de los camélidos capaz de pastorear los duros coirones y los brotes tiernos de algunos arbustos. Es un animal gregario que forma grupos compuestos por un macho dominante, varias hembras y sus crías. Su principal predador es el puma (Puma concolor), el felino de más amplia distribución en América, con presencia desde Alaska hasta el sur de la Patagonia.

Guanacos
Guanacos

Dos tipo de zorros habitan la estepa, el zorro colorado (Lycalopex culpaeus) y el zorro gris (Lycalopex gymnocercus), más pequeño. Ambos son territoriales, solitarios y de hábitos nocturnos, aunque se los puede ver en cualquier momento del día. Son oportunistas, por lo que su dieta es muy variada, incluyendo roedores, liebres y conejos, huevos, reptiles, insectos y también frutos y vegetales.  

Zorro gris
Zorro gris

Otro grupo de mamíferos presentes en la estepa son los armadillos, que pertenecen al orden de los edentados, exlusivo de América. Se caracterizan por tener el dorso y el cráneo cubiertos por placas articuladas que les sirven de protección. También posen fuertes garras con las que excavan cuevas en las que hibernan. Los dos representantes de este grupo en la Patagonia son el peludo (Chaetophractus villusus) y el piche patagónico (Zaedyus pichiy).

Peludo
Peludo

La mara (Dolichotis patagona) es un roedor de gran tamaño, endémico de la estepa patagónica y de la región de monte. Su aspecto es similar al de una liebre, pero con patas mucho más largas. Son gregarias, llegando a formar grupo de hasta 70 individuos y se alimentan de hojas, tallos y raíces de una gran cantidad de vegetales. Sus poblaciones se han visto fuertemente reducidas por la introducción de la liebre europea. También del grupo de los roedores, el chinchillón (Lagidium viscacha) habita en zonas rocosas y escarpadas, en ambientes desérticos o con escasa vegetación. Su pelaje es denso y suave de color castaño grisáceo.

Mara
Mara

Por último otros mamíferos que habitan la estepa patagónica son el gato de pajonal (Lynchailurus pajeros), el zorrino patagónico (Conepatus humboldtii), la comadrejita patagónica (Lestodelphys halli), el huroncito (Lyncodon patagonicus) el hurón menor (Galictis cuja), el cuis chico (Microcavia australis) y el tuco-tuco (Ctenomys spp.).

BIBLIOGRAFÍA:

Bisheimer, María V. y Fernández Eduardo M., Parque Nacionales de la Patagonia Argentina, Neuquén, 2008.

Canevari, Marcelo y Vaccaro, Olga, Guía de Mamíferos del Sur de América del sur, L.O.L.A, Buenos Aires, 2007.

de la Vega, Santiago G., Patagonia, Las leyes de la Estepa, Contacto Silvestre Ediciones, Buenos Aires, 2010.

Ferreira, Marcela y Green, Lorraine, Flores de la Estepa Patagónica, Vázquez Mazzini Editores, Buenos Aires, 2011.

Narosky, Tito e Yzurieta, Darío, Aves de Patagonia y Antártida, Vázquez Mazzini Editores, Buenos Aires, 2004.

Newsletter

Contacto

Para realizar reservas o consultas comuníquese con nosotros

CONTACTO
Patagonian Wild