03.03.2020 – Viajes

La Ruta del Pehuén

La Región del Pehuén, o Ruta del Pehuén, es una ruta turística que transita por el área cordillerana del centro de la provincia de Neuquén, al norte de la Patagonia argentina. La ruta tiene como eje la presencia en esta región de los únicos bosques de Araucaria araucana (o Pehuén, para los nativos mapuches) en Argentina. La ruta une tres importantes destinos turísticos de la región: Aluminé, Villa Pehuenia y Caviahue-Copahue, siendo las localidades de Zapala, Las Lajas y Loncopué los principales puntos de acceso y de paso durante la ruta.

EL PEHUÉN

“Árbol soberbio, el más bello del territorio mapuche, autócrata vegetal, que no me admite a sus pies desarrollo vegetal alguno, ni aún de plantas parásitas. Es de antiquísima prosapia y figura como árbol tutelar de la raza. El Pehuén es el representante en nuestra flora de las coníferas que en el periodo terciario adquirieron desarrollo gigantesco y convivieron posiblemente con los grandes animales antediluvianos. En las faldas de la cordillera andina, en la parte comprendida entre los volcanes Copahue y Lanín, se extiende una zona boscosa de coníferas agrupadas en forma tan original que sugiere las más abstractas concepciones e imprime un sello de arcaismo y de misterio. Son los bosques de pehuén. Su conjunto semeja una multitud de gigantes en guerrera actitud de dispersión; una cohorte sobreviviente a la hecatombe que agitó a la pretérita Neuquenia. Se les ve en los más agreste de las cumbres, en donde más fuertemente despliegan su furor los vientos.”

“Existen ejemplares de pehuén masculinos y ejemplares femeninos. Los segundos son los que llevan las piñas erizadas, de diez a veinte centímetros de largo por ocho a veinticuatro centímetros de grueso. Éstos, que encierran de cien a doscientos piñones de cinco centímetros, tardan de año y medio a dos años en madurar. El piñon, llamado ngulliu, contiene una sustancia farinácea parecida en gusto a la castaña europea; fue durante siglos case de la alimentación de las tribus cordilleranas conocidas bajo la denominación de pehuenches.”*

*Extracto de “Mapuche”, tomo 5, de Esteban Erize, Editorial Yepun.

El Pehuén, o Araucaria es el árbol emblemático de la región, siendo uno de los símbolos de la provincia de Neuqúen. Se trata de un “fósil viviente”, que ya estaba presente en esta zona cuando los dinosaurios habitaban la Patagonia, antes incluso de que se formara la cordillera de los Andes. Pertenece a la familia de las coníferas, es de hoja perenne y puede alcanzar hasta 50 m de altura. Su hojas se disponen de forma imbricada sobre la rama y son extremadamente duras y punzantes. El Pehuén tiene la particularidad de ser una especie dioica, es decir, que los ejemplares masculinos y femeninos existen de forma separada. El ejemplar masculino produce un cono en la terminación de las ramas, mientras que la hembra produce unas enormes piñas que al madurar estallan, arrojando sus semillas o piñones, lo cual permite la reproducción de la especie.

Actualmente el Pehuén sólo existe en zonas muy restringidas de la cordillera de los Andes en Argentina y Chile entre los paralelos 37º y 40º sur y únicamente entre los 800 y 1000 metros sobre el nivel del mar. Es de crecimiento extremadamente lento y puede alcanzar hasta 1000 años de edad. Su madera es de excelente calidad, por lo que se ha utilizado mucho tanto en la construcción como para fabricar mástiles para embarcaciones. Actualmente su tala está muy restringida en Argentina y totalmente prohibida en Chile, donde prácticamente llegó a desaparecer hasta que fue declarado Monumento Natural.

LOS PEHUENCHES, LA “GENTE DEL PEHUÉN”

El pehuén era un árbol sagrado para los pobladores originales de estas tierras, por lo que recibían el nombre de Pehuenches, o “gente del Pehuén”, uno de los muchos pueblos originarios que forman parte de la cultura mapuche. Aparte de la caza basaban su alimentación en la recolección de las semillas o piñones de la araucaria, de alto valor nutricional. Con ellos elaboraban harina y bebidas fermentadas.

Tras la llegada de los conquistadores españoles y el contacto con los mismo fueron convirtiéndose paulatínamente en una sociedad de ganaderos y comerciantes. La búsqueda de pastos y agua y los factores climáticos determinaban el traslado de sus campamentos o “tolderías” en las zonas altas en primavera y verano (veranada). Al llegar el invierno, los campamentos se traladaban en los valles más bajos y abrigados (invernada). A pesar de que, desde la adquisición del ganado de origen europeo, consumían carne de yegua y de vaca los pehuenches eran también hábiles cazadores, atrapando animales de gran porte, como huemules, guanacos y ñandúes y otros menores como zorrinos, peludos, vizcachas, nutrias y aves.

Poderosos guerreros, los más belicosos del área, los diferentes grupos de pehuenches se encontraban envueltos en permanentes luchas entre sí. El prestigio de un hombre se medía en función de su valor en las batallas y de su riqueza, medida esta en función de la cantidad de esposas y de ganado que poseía. Para las batallas se vestían con llamativas prendas de cuero a modo de corazas y cascos, coronadas con llamativos plumajes. Como armamento utilizaban lanzas y boleadoras, además de sables de hierro comprados a los españoles. Aparte de ganaderos y guerreros los pehuenches eran también hábiles y laboriosos artesanos. Trabajaban con pieles, plumas, cuero, madera y metal para elaborar todo tipo de herramientas, prendas y artículos ornamentales: cestos, alfarería, ponchos, botas de piel, mantas, collares, brazaletes y tocados. Tanto hombres como mujeres se adornaban con grandes pendientes de plata en forma de aro y se pintaban la cara con tinturas de colores. También apreciaban las prendas europeas, como la chupa o casaca, que combinaban con las propias. Otros rasgos de su cultura eran las chozas de forma cónica elaboradas con cuero y el uso de raquetas para caminar sobre la nieve.

Poco más se sabe de esta etnia que desapareció como tal durante el siglo XVIII. Primeramente fue absorbida por otras culturas como los tehuelches provenientes del sur y los araucanos desde Chile. Posteriormente, tras la mal llamada Conquista del Desierto, emprendida por los sucesivos gobiernos argentinos entre 1869 y 1888, prácticamente desaparecieron y muchos cruzaron los Andes hacia Chile. Actualmente están recuperando parte de su identidad y organizandose en distintas comunidades en las provincias de Neuquén y Mendoza.

ALUMINÉ

El primer punto de la Ruta del Pehuén de sur a norte es Aluminé, a donde se llega por la ruta 23 si venimos desde Junín de los Andes, o por la ruta 46 desde Zapala. Se trata de una pequeña localidad de unos 5.000 habitantes situada a orillas del río del mismo nombre. Las infraestructuras turísticas son escasas, siendo su caráter más ganadero que turístico. Su principales atractivos turísticos son el rafting en el río Aluminé, la pesca deportiva y la observación de aves. El río Aluminé es uno de los mas caudalosos de la provincia de Neuquén, ya que recibe el aporte de numerosos afluentes, como el Litrán, el Pulmarí, el Rucachoroy, el Quillén y el Malleo. Sus rápidos, en medio de un paisaje que combina el bosque andino-patagónico y la estepa, forman cuatro secciones con diferentes caráterísticas y grados de dificultad, desde el grado 2 al 4+ que los hacen ideales para la practica del rafting. En cuanto a la pesca, tanto el río Aluminé como sus afluentes ofrecen excelentes lugares para la pesca de truchas con mosca, tanto desde un bote (flotadas), como desde las orillas (vadeo). La observación de aves, y de flora y fauna en general, es una actividad en claro crecimiento en Aluminé, con excelentes lugares como los lagos Quillén y Ruca Choroy, la laguna Barrera y la propia ribera del río Aluminé.

VILLA PEHUENIA

Siguiendo río arriba, a 50 km de Aluminé y sobre la margen norte lago del mismo nombre, se encuentra la joven localidad de Villa Pehuenia, fundada apenas hace 30 años y que ha experimentado un notable crecimiento en la última década. Sus calles, que son todas de tierra, carecen de nombre, y se encuentran dispersas, con un pequeño centro donde se encuentra la Municipalidad, un banco y una oficina de policia y otra pequeña zona comercial desde donde se accede a una península sobre el lago Aluminé. Hay varios hoteles, hosterías y compejos de cabañas, restaurantes, supermercado y varios campings. Rodeada por un entorno natural incomparable, desde Villa Pehuenia se pueden realizar multiples actividades, tanto en verano como en invierno: cabalgatas por los bosques de araucarias, pesca en lagos y ríos, paseos en lancha, canoa, o kayak por el lago, trekking en el cerro Batea Mahuida, excursiones en bicicleta o en 4×4 y observación de aves. En invierno se puede praticar el esquí en el cerro Batea Mahuida, hacer excursiones en trineo con perros o esquí de travesía.

CAVIAHUE-COPAHUE

200 km al norte de Villa Pehuenia se encuentran Caviahue y Copahue. Caviahue es una villa turistica de montaña situada a orillas del lago Agrio y al pie del volcán Copahué , de 2.965 m. Dispone de centro de esquí con 13 pistas y 9 medios de elevación. El entorno de Caviahue es de gran belleza, con extensos bosques de araucarias y espectaculares cascadas como el Salto del Agrio. Además el lago presenta un color azul lechoso muy peculiar debido a sus aguas sulfurosas. 20 km más arriba se llega hasta Copahue, donde se encuentra uno de los centros termales más importantes del mundo, debido a la excelencia de sus aguas mineromedicinales, vapores, barros y algas Copahue no cuenta con población permante, ya que el centro termal permacence abierto únicamente durante el verano. En invierno varios metros de nieve cubren sus instalaciones.

PASANDO A CHILE

La región del Pehuén limita con Chile y se extiende también por el otro lado de la cordillera de los Andes, con importentes localidades turísticas en el lado chileno como Curacautín, Villarica y Pucón y numerosos volcanes como el Tolhuaca, el Lonquimay, el Llaima y el Villarica. Los principales pasos fronterizos a lo largo de la ruta son el Paso Mamuil Malal, al que se accede desde Junín de los Andes, el Paso Icalma desde Villa Pehuenia, el Paso Pino Hachado al que se llega desde Las Lajas y el Paso Pichachén, desde Caviahue.

Notas Relacionadas

Viajes
2020-06-10

La esencia de todo lo que define la Patagonia se encuentra representada en un rincón del sur de Argentina y Chile, un nuevo circuito turístico binacional en torno a dos parques nacionales, uno en cada país, que comparten un nombre que lo dice todo: Parque Nacional Patagonia. En este post te vamos a contar sobre la parte argentina de este increíble recorrido y todo lo que tiene para ofrecer.

LEER NOTA COMPLETA
Viajes
2019-09-20

La Patagonia es una tierra diversa y agreste, llena de paisajes extremos que van desde desiertos a densos bosques y desde interminables llanuras a espectaculares picos. Un terrotorio que aún permanece prístino y lleno de vida salvaje, recordándonos como era el planeta antes de que los humanos lo habitáramos. Es el rincón de tierra conquistado por la raza humana en su expansión por el planeta, lleno de mitos e historias de sus pueblos nativos, conquistadores, pioneros y aventureros. Por un montón de razones la Patagonia es realmente “la última frontera”

LEER NOTA COMPLETA

Newsletter

Contacto

Para realizar reservas o consultas comuníquese con nosotros

CONTACTO
Patagonian Wild